inicio

Intento verlo todo como si acabase de empezar. Propongo la sorpresa como forma de relacionarnos con una realidad cambiante, mirar el mundo como si este pudiese devolvernos la mirada. Por ese motivo considero necesaria la representación, base de una convivencia más plena con lo semejante y con lo diferente.

Gracias a ella hacemos presente la trama invisible sobre la que se manifiesta en sus infinitas formas lo visible. El silencio es tan importante como la oscuridad. Cada pequeña sombra cuenta en la inmensa gramática de la luz.